sexta-feira, 20 de agosto de 2010

El Cilindro



Por Ruben Blade

Encontraron el cilindro y a su casa lo llevaron
con cuidado, como a una bendición. Era
Pascuas, y el objeto su regalo, y los niños
se encantaron con su aparición. Abrieron el
cilindro y se maravillaron cuando vieron dentro un
mágico color, como una estrella, polvo de
cielo, que alegraba su miseria con su luz. Sobre
sus cuerpos lo restregaron, y lo adoraron como si
fuera Jesús. Los vecinos se enteraron y
curiosos visitaron "a la casa en que de noche
sale el sol".
El cilindro y la familia fueron la mejor noticia
de la Prensa, Radio y la Televisión:
"Un milagro de Dios?"; "Otro Mago
de Oz"; "Regalo de un Platillo
Volador?" Aquel cilindro, con el polvo de
cielo que alegraba su miseria con su luz. Sobre
sus cuerpos lo restregaron, y lo adoraron, como si
fuera Jesús.
La luz del cilindro fue menguando y al irse se
fué apagando el amor que lo celebró.
Uno por uno fuimos pagando el precio cruel de los
que basan su felicidad en error. El gobierno
explicó a través de expertos que,
"los muertos fueron víctimas de
radioactividad". Le dieron una multa a un
hospital local, "por botar substancias
tóxicas en un área popular". No
hubo milagro, ni hubo justicia, y esa tragedia no
es noticia ya. Ni aquel cilindro, con el polvo de
cielo, que alegraba a la miseria con su luz. Ya no
es noticia, esa tragedia de la Navidad sin el
Niño Jesús. Nadie se acuerda de la
familia que, brillando, murió en la
oscuridad. El hospital pagó su multa,
barata le salió la culpa, pues la vida de
un pobre no vale na'.

Te adjunto este link:

http://www.youtube.com/watch?v=NYd0cXiylxQ

Nenhum comentário:

Postar um comentário

compartilhar